Términos frecuentes

Gestionar tu Dinero de Apuestas Deportiva

En este artículo encontrarás distintas estrategias para gestionar tu dinero para apostar, y para saber cómo decidir la cantidad de una apuesta.

Gestionar tu Dinero de Apuestas

A muchos apostadores les gusta tener una cuenta bancaria distinta, destinada especialmente a las apuestas. De ella administran todo el dinero que va y viene de las cuentas individuales que tienen con las distintas casas de apuestas con los que juegan. Con este sistema, te será fácil mantener un seguimiento de tus pérdidas y tus ganancias, porque todas salen y entran por el mismo banco. Los beneficios suelen ser retirados de la cuenta periódicamente, cuando alcanzan cierta cantidad, y se destinan a propósitos distintos a las apuestas.


Además siempre deberías llevar un control exhaustivo de todas tus apuestas especialmente si tienes cuentas en varios casas de apuestas. En TuBlogdeApuesta.es te ofrecemos un sistema para gestionar todas tus apuestas online o con un fichero adaptado de Excel-

¿Cuánto deberías apostar?

La respuesta a esta pregunta depende de cuatro cosas, pero la pregunta que debes hacerte primero es: ¿he encontrado una apuesta de valor?

Puedes encontrar más información sobre este tema en la sección Apuestas de Valor, pero daremos por hecho que ya sabes identificarlo.

Los cuatro aspectos que determinan el monto de tu apuesta son:

1) Cuánto dinero tienes para apostar; es decir, tu presupuesto para apuestas.

2) Las cuotas reales que ofrece la casa de apuesta o el sistema de intercambio

3) Tu tolerancia/preferencia personal por la seguridad/el riesgo.

4) La cantidad de valor o “margen” que tienes; es decir, lo incorrectas que crees que son las cuotas ofrecido por la casa de apuesta.

1. Tu presupuesto para apuestas:

1a) Sólo debes apostar el dinero que te puedas permitir perder. Esto parece algo obvio, pero es sorprendentemente facil terminar ignorándolo. ¡Mucho cuidado con apostar el dinero para la hipoteca de este mes en una “apuesta segura”...!

1b) Lo siguiente es también bastante lógico: cuanto más dinero disponible tengas en tu presupuesto, mayor podrá ser la cantidad (para apostar). Como éste es un tema personal (digamos que 1000 € puede ser una suma desorbitada para una persona, y una nadería para otra), suele ser más fácil considerar el presupuesto común total de 100 puntos, donde un punto puede ser 1 céntimo, 1 €, 100 €, etc.

1c) Tienes que decidir si vas a variar tu definición de “punto” cada vez que cambie tu presupuesto (es decir, cada vez que hagas una apuesta), periódicamente (por ejemplo, una vez al mes o al año) o de manera sistemática (pongamos, cada vez que suba o baje 10 €, un 20%, etc.).

2. Las cuotasque se ofrecen:

Mucha gente prefiere un sistema llamado “cantidades de nivel”, en el que se apuesta siempre la misma cantidad en cada caso, independientemente de las cuotas ofertadas. Así, da igual que yo apueste a algo que esté a 1,10 o a 10 la cantidad siempre será la misma. La gran ventaja de este sistema es su simplicidad.

Sin embargo, deberíamos tener en cuenta que, en apuestas medianamente altas (definidas por las cuotas), la tendencia será de ganar menos, así que es probable que pierda más dinero en apuestas altas que apostando a favoritos con cuotas bajos.

Para contrarrestar este fenómeno, muchos apostadores suelen usar algo llamado cantidades de “beneficios fijos”. En este sistema, apuestas para ganar una cantidad fija; digamos, 5 puntos por apuesta. Apostarías entonces 50 puntos a una apuesta de 1,10, y 0,55 puntos a una de 10. Si ganas, te llevarás siempre 5 puntos 50*1,10 - 50 =5 puntos; y 0,55*10 - 0,55 = 5 puntos (aproximadamente). Las apuestas de beneficios fijos son preferibles en general a las apuestas de cantidades de nivel. Es un poco más lento calcular la cantidad de la apuesta, pero tendrás menos fluctuaciones en tu presupuesto.

3. El nivel de riesgo con el que te sientas cómodo:

Algunas personas son precavidas por naturaleza, mientras que otros son mucho más arriesgados. Las cantidades que arriesgues deben reflejar aquello con lo que te sientas cómodo. A la hora de decidir cuánto dinero apostar, debes considerar las cuotas medias a las que apuestes, el número de apuestas que tiendas a manejar en un momento dado, etc. Imagínate que tengas tres días malos seguidos; ¡es algo muy habitual!

Calcula cuánto presupuesto te quedará después si te ocurriera algo así apostando distintas cantidades, y escoge dependiendo del nivel de riesgo con el que te sientas cómodo. Por supuesto, el sistema está pensado de forma que si bajas el riesgo en las malas rachas, también bajarás el beneficio en las buenas... ¡Pero así es la vida! Es algo tan personal que sólo tú puedes decidirlo. De todas maneras, hasta que seas un apostador experimentado, lo mejor es comenzar siendo precavido.

Otra formula que mucho apostadores usan es apostar constantemente el mismo porcentaje de su cuenta. Por ejemplo, cada apuesta que hacen es de un 5% del total de la cuenta. Esto significa que durante las malas rachas las cuantías apostadas se reducirán, mientras que en las buenas aumentarán.

Sin embargo, esto tiene un problema; no se tiene en cuenta el nivel de riesgo, la confianza que el apostador tiene en su apuesta o el valor que ofrece la apuesta (ver siguiente punto). A menudo, puede ser mejor cambiar el sistema ligeramente para tener esto en cuenta. Se pueden asignar tres niveles de confianza a las apuestas teniendo en cuenta tu nivel de riesgo: un 7,5% de la cuenta cuando se confía mucho en ganar o cuando es una buena apuesta de valor, un 5% cuando se confía regular, y un 2,5% cuando no se confía demasiado. Los porcentajes exactos, por supuestos, dependerán de cada apostador. 

4. La cantidad de valor o “margen” que tengas:

Digamos que tengo dos apuestas (A & B), y que ambas se me ofertan a una cuota de 10.0. Mis cálculos me dicen que las “cuotas justos” para A están a 5.0, mientras que las de B están a 2.0. Éste es un ejemplo de extremos (si te sale una diferencia tan grande, lo más seguro es que tus cálculos estén equivocados; ¡las casas de apuestas no son TAN malos en su trabajo!) Según tus cálculos, A tiene un 20% de posibilidad de ganar (1/5*100), mientras que B tendrá un 50% (1/2*100), incluso aunque ambas se ofertan a las mismas cuotas: 10.0.

La razón me dice que debería apostar más a B que a A. En el caso de A tengo un “margen” (cuotas ofertadas/ cuotas justos -1) de 10/5-1=2-1=1=100%, mientras que en el caso de B tengo un “margen” (cuotas ofertadas/ cuotas justos -1) de 10/2-1=5-1=4=400%.

Un matemático llamado Kelly calculó que la cantidad óptima para apostar (para conseguir que tu presupuesto aumente lo más rápido posible) se estimaba así:

Margen/(Cuotas-1)

En el ejemplo de arriba, tendríamos que coger un 11,1% de nuestro presupuesto para A, y un 44,4% para B.

Comentarios recientes