Términos frecuentes

Conocer tu Perfil de Apostador

En el campo de las apuestas deportivas, como en todos los órdenes de la vida, es importante buscar un objetivo. Si no tienes una meta a la hora de apostar, el asunto se te puede ir de las manos. Probablemente empieces a apostar todos los días, después irás subiendo las apuestas para compensar las primeras pérdidas, de repente harás apuestas impulsivas, y todo terminará siendo bastante desagradable. Así que tómate unos minutos para pensar en los siguientes aspectos:

Perfil de riesgo

¿Quién somos nosotros para decirte cómo has de apostar y dónde hacer tus apuestas? Tienes razón: los sitios web como el nuestro sólo pueden servir para aconsejarte, explicarte estrategias y proporcionar información. Pero tú serás quien tome la decisión final, y no hay ninguna ciencia cierta para saber cómo apostar para ganar dinero. Todo depende (entre otras cosas) de tu propio perfil de riesgo. Por lo tanto, sólo se te podrá dar una respuesta cuando conozcas lo dispuesto que estás a correr riesgos. Un apostador que quiere hacer mucho dinero en poco tiempo suele tener una manera de apostar muy arriesgadas (apuesta a los no favoritos, a menudo con ganancias muy altas). El contrario a éste es el apostador que se conforma con sacar un 5-10% de beneficio a sus apuestas. Él tiene un perfil de riesgo bastante bajo, y apuesta a los favoritos con cuotas más bajos y ganancias muy bajas también.

Largo plazo/corto plazo

Ésta es una de las decisiones más importantes que hay que tomar. ¿Apostarás a corto plazo o a largo plazo? Si lo haces a largo plazo, probablemente tendrás la intención de pasar más tiempo leyendo y estudiando equipos y estrategias. Esto también tendrá influencia sobre el tipo de apuestas que hagas. Si planeas apostar a largo plazo, entonces el resultado de cada ronda de apuestas no será tan importante comparado con el resultado a largo plazo, mientras que quien apuesta a corto plazo busca ganar dinero de inmediato.

Un apostador a corto plazo suele apostar más a los no favoritos, que tienen una posibilidad relativamente baja de ganar. De esta manera no tienes que ganar cada vez, pero cuando lo haces, ganas un montón de dinero porque las cuotas de los no favoritos son altas.

La pregunta es: ¿Tienes suficiente paciencia como para esperar que ganen los menos favoritos? ¿Perderás la paciencia y comenzarás a cambiar de estrategia?
Normalmente las personas que apuestan a corto plazo salen perdiendo todo su dinero porque no toman el tiempo necesario para aprender a apostar bien.

Modus operandi

A algunas personas les gusta apostar simplemente para añadir un poco de emoción a los partidos de fútbol o eventos deportivos televisados. Y eso está muy bien. No les importa demasiado si ganan o pierden; sólo lo hacen para entretenerse. Estas personas no apuestan todos los días y mantienen una relación muy relajada con las apuestas deportivas; no es cuestión de ganar, sino de aportar emoción a los partidos.

Pero, ¿qué ocurre cuando el “apostador por entretenimiento” empieza a ganar? Sí, es cierto: de repente comenzará a subir sus apuestas porque pensará que ha tenido suerte o que es muy listo. Ahora apostará más a menudo que antes... Y de repente, todo su dinero se habrá esfumado.

Disciplina

Cuando ganes, no te sientas invencible y empieces a subir tus apuestas de inmediato. Sigue igual que al principio y recuerda que aunque puede ser ganar es fácil, perder lo que has ganado es más fácil aún. Por supuesto, deberías aprovechar tus oportunidades cuando estés en racha, pero piensa que es muy fácil dejar que todo se te vaya de las manos. Cuando estés perdiendo, no caigas en la tentación de cometer actos irracionales (subir tus apuestas de forma radical, cambiar la estrategia, apostar a más partidos, etc.). Si tu estrategia ha funcionado antes, volverá a hacerlo; es cuestión de disciplina y paciencia. A veces entrarás en una mala racha, y será el momento de mostrar disciplina. Quizás deberías entonces tomarte unas semanas de descanso alejado de las apuestas, hacer alguna otra actividad y regresar más adelante.

Tiempo

¿Tienes tiempo suficiente para recabar información sobre los equipos y hacer un análisis a fondo de los partidos en los que te interesa apostar? ¿O simplemente apuestas de vez en cuando por la emoción que te supone? Analiza cuánto tiempo estás dispuesto a dedicar a este hobby, y actúa en consecuencia. Las casas de apuestas son enormes compañías profesionales, y encontrar apuestas de valor lleva su tiempo, sobre todo al principio.

Dinero

¿Cuánto dinero tengo disponible? ¿Cuánto me puedo permitir perder? Controlar y establecer tu presupuesto es una parte esencial para convertirte en un apostador de éxito. Y recuerda: nunca apuestes con dinero prestado.

Fíjate un objetivo y llévate los beneficios cuando lo hayas alcanzado; después, vuelve a empezar de nuevo. Por ejemplo: si comienzas con 100 €, fíjate una meta de 500 €. Cuando llegues a 500 € pide que te abonen 400€, y sigue apostando con los 100 € iniciales. De esta forma verás los frutos de tu trabajo en forma de dinero auténtico, y no sólo como dinero virtual en el servidor de las casas de apuestas.

Interés natural

¿Te gusta el fútbol de verdad o sólo apuestas por el posible beneficio? Si disfrutas del fútbol, te será mucho más fácil mantenerte al tanto de lo que pasa en los campeonatos, e incluso quizás llegues a tener una ligera ventaja sobre las casas de apuestas. Si sientes que todo el asunto está empezando a aburrirte y ya no te diviertes, entonces será cuestión de retirarse. No apuestes sólo por apostar. Cuando la motivación desaparece, hay muchas probabilidades de llegar a perder la paciencia y el interés, y con ellos, al final, el dinero.

Comentarios recientes